¿Qué es la espondilitis anquilosante? ¿Qué sucede si no se trata? ¿Cuáles son los síntomas y el tratamiento?

¿Qué es la espondilitis anquilosante ?, ¿Qué sucede si no se trata ?, ¿Cuáles son los síntomas y el tratamiento?
¿Qué es la espondilitis anquilosante ?, ¿Qué sucede si no se trata ?, ¿Cuáles son los síntomas y el tratamiento?

La espondilitis anquilosante es una enfermedad reumática dolorosa y progresiva que afecta con mayor frecuencia a la columna. Por lo general, la primera médula espinal afectada es la pelvis. Por lo tanto, en el período inicial, la rigidez, la rigidez y el dolor se sienten especialmente en la región lumbar. ¿Quién contrae espondilitis anquilosante? Causas de la espondilitis anquilosante Síntomas de la espondilitis anquilosante
¿Cómo se diagnostica la espondilitis anquilosante? Tratamiento de la espondilitis anquilosante.


La espondilitis anquilosante, conocida popularmente como reumatismo de la columna o de la cintura, suele aparecer a una edad temprana; Es un tipo de reumatismo inflamatorio y doloroso que afecta la columna y la articulación entre la columna y el hueso de la cadera. Como resultado de la inflamación, estos dos huesos se unen y se convierten en un solo hueso. La articulación sacroilíaca, es decir, el área entre la parte inferior de la columna y la pelvis, suele verse afectada en primer lugar. Con la progresión de la enfermedad con el tiempo, puede mostrar su efecto en toda la columna. Puede producirse inflamación en la cadera, columna, rodilla, tobillo y otras articulaciones del paciente, especialmente la región lumbar, y se observan restricciones de movimiento. Comenzando desde la parte inferior de la columna hasta la región del cuello, todos los bordes del disco y los ligamentos se inflaman y luego se observa la osificación. Como resultado, se produce una curvatura en la parte superior de la columna hacia el frente. El curso y la gravedad de esta enfermedad, que reduce la calidad de vida, varía de persona a persona. Aunque la mayoría de los pacientes pueden continuar con sus vidas por su cuenta, en un grupo de pacientes cuya enfermedad progresa, el movimiento de la columna vertebral puede estar completamente restringido. Aunque el curso de la enfermedad continúa con períodos de bienestar, se ve agravada por episodios de ataques que se desarrollan ocasionalmente. Dado que no es una enfermedad común, a menudo se confunde con calcificación, hernia de disco y osteoporosis. Sin embargo, mientras que la calcificación y la osteoporosis se observan en los ancianos, esta enfermedad se observa en los jóvenes.

¿Quién tiene espondilitis anquilosante?

La espondilitis anquilosante, una enfermedad crónica, se observa generalmente entre 2 y 3 veces más en hombres que en mujeres. La espondilitis anquilosante, en la que el factor genético es bastante determinante, es más común en los hombres y el curso de la enfermedad progresa más rápido. La enfermedad inflamatoria reumatológica no microbiana se presenta en uno de cada 200 hombres y 500 mujeres en nuestro país. Esta enfermedad, que se observa con inflamación en el área de la cadera y la rodilla después de los 10 años en los niños, generalmente comienza después de los 20 años, pero sus síntomas no aparecen de inmediato. La inflamación a menudo ocurre en la columna vertebral, los hombros, la pelvis, las caderas, la caja torácica, las rodillas, las manos y los tobillos. Aunque no se sabe exactamente qué causa la espondilitis anquilosante, la incidencia de la enfermedad es mucho mayor en personas que portan el gen HLA-B27, que puede detectarse mediante pruebas de laboratorio. El 80% de las personas diagnosticadas con espondilitis anquilosante colocadas en Turquía mientras portan el gen HLA-B27, la tasa es del 95% en los países europeos. Por tanto, es un hecho que el factor genético es muy importante. La tasa de incidencia de personas cuyos familiares de primer grado han sido diagnosticados con esta enfermedad es aproximadamente del 20%.

Causas de la espondilitis anquilosante

Aunque la causa de la espondilitis anquilosante no se conoce con exactitud, se sabe que los factores hereditarios juegan un papel importante. Las personas que portan el gen llamado HLA-B27 tienen un riesgo considerable de desarrollar esta enfermedad. Sin embargo, la presencia de este gen por sí sola no significa que se verá la enfermedad.

Síntomas de la espondilitis anquilosante

La espondilitis anquilosante es una enfermedad que comienza con dolor de espalda y columna causado por inflamación en jóvenes y adultos. Estos dolores, leves e inadvertidos en el período inicial, aumentan con el tiempo. El dolor, que también se siente en la espalda, el cuello, los hombros y las caderas, es elevado por la mañana o en reposo, pero disminuye durante el día al moverse. La persona siente rigidez durante aproximadamente media hora después de despertarse y puede sentir dolor en el talón cuando se pone de pie por primera vez. Esto se debe a que aumenta el potencial de dolor de las articulaciones en reposo. El dolor puede despertarte por la noche. Los pacientes con espondilitis anquilosante pueden tener dolor e hinchazón en la mano y el pie, la rodilla, la cadera, las articulaciones de los hombros y la caja torácica. En las últimas etapas de la enfermedad, el dolor y la rigidez pueden ir acompañados de una limitación del movimiento en la columna y una curvatura hacia adelante de la columna debido a las estructuras óseas que resultan de la fusión de las vértebras. Esta situación generalmente no se ve en mujeres. Sin embargo, la restricción del movimiento se puede observar con mayor frecuencia en el área del cuello. Además del sistema musculoesquelético, también se pueden observar enrojecimiento y dolor en el ojo, enfermedades inflamatorias del intestino y enfermedades renales. Aunque la gravedad del dolor y otras quejas varían según el estilo de vida y la condición física de la persona, es extremadamente importante que las personas que tienen estas quejas durante más de 3 meses se sometan a un control médico especializado. Los principales síntomas de la espondilitis anquilosante se pueden resumir de la siguiente manera:

  • Dolor lumbar que comienza entre los 20 y los 40 años
  • Dolor de espalda y rigidez después de un largo descanso y sueño.
  • Disminución del dolor y la rigidez durante el período en el que aumentan los movimientos físicos.
  • Dolor en las articulaciones que lo despertará del sueño.
  • Sentirse restringido en los movimientos.
  • Quejas que duran más de 3 meses
  • Columna vertebral inclinada hacia adelante

En espondilitis anquilosante ¿Qué son las afecciones no musculoesqueléticas?

Aunque la espondilitis anquilosante se conoce como una enfermedad inflamatoria del sistema musculoesquelético, también puede afectar a otros sistemas orgánicos. Entre ellos, los más comunes son:

  • Ojo: Puede causar ataques inflamatorios recurrentes llamados uveítis anterior en la parte anterior de la úvea del ojo.
  • Corazón: Después de la inflamación de la aorta, la arteria más grande del cuerpo, la aorta puede dilatarse. Esto puede distorsionar la forma de la válvula aórtica y causar disfunción.
    Más raramente se pueden observar pericarditis y alteraciones del ritmo.
  • Livianos: En algunos pacientes con EA, el agrandamiento del pulmón durante la respiración puede estar restringido debido a la afectación de la caja torácica y la columna. Además, el endurecimiento y la pérdida de tejido, que llamamos fibrosis, pueden desarrollarse en las partes superiores del pulmón. Así, se puede observar una disminución de la capacidad pulmonar y disfunción respiratoria.
  • Riñones: En las etapas avanzadas de la EA, se puede desarrollar una disfunción renal debido a la acumulación de una proteína llamada amiloide en los riñones.
  • Intestino: Ocasionalmente, se pueden desarrollar úlceras en el intestino. La mayoría de las veces, estas úlceras no causan síntomas.
  • Sistema nervioso: En pacientes con EA, pueden ocurrir fracturas por colapso y jorobadas en las vértebras debido a osteoporosis secundaria a inflamación en la columna. En el período tardío, pueden desarrollarse nuevas formaciones óseas y estenosis del canal. Debido a la presión sobre los nervios que se origina en la médula espinal y la médula espinal, pueden desarrollarse molestias y síntomas neurológicos dependiendo de la ubicación de la afección.

¿Cómo se diagnostica la espondilitis anquilosante?

El diagnóstico de la enfermedad lo realiza un reumatólogo especialista. Luego de una historia completa del paciente que presentó dolor en la cintura, hombro y vértebra del cuello por más de 3 meses, se cuestiona la presencia de un familiar con Espondilitis Anquilosante. Después del examen oral, se inicia el examen físico. Las pruebas de limitación de movimiento se aplican en la exploración física. Se examina si la hinchazón en el área del pecho es normal durante la respiración y el estado de las articulaciones vertebrales y los movimientos de las piernas. Cuando sea necesario, se solicitan pruebas de imagen radiológica y de laboratorio. Con todo esto, el reumatólogo puede diagnosticar fácilmente la enfermedad. Los métodos de diagnóstico se pueden enumerar de la siguiente manera:

  • Se cuestionan la historia detallada y la historia genética del paciente.
  • La limitación del movimiento se investiga con exámenes y exámenes físicos.
  • Se realizan imágenes radiológicas cuando es necesario.
  • Se solicitan las pruebas de laboratorio necesarias.

Tratamiento de la espondilitis anquilosante

La espondilitis anquilosante es una enfermedad reumática crónica de causa desconocida, que se presenta en el 0.9% de la población mundial y se caracteriza por dolor lumbar. El tratamiento lo organiza principalmente el médico especialista de acuerdo con las características clínicas del paciente, como dolor lumbar y rigidez. En primer lugar, se aplican diferentes tipos de farmacoterapia para reducir y hacer retroceder la progresión de la espondilitis anquilosante. Así, se intenta asegurar que el paciente no pierda ni recupere su movilidad. Además, se aplica un tratamiento para reducir la inflamación y el dolor en la columna y las articulaciones. Dado que la espondilitis anquilosante es una enfermedad de por vida sin un tratamiento definido, el objetivo de los médicos con tratamiento es reducir las quejas y las quejas y mejorar la calidad de vida. En algunos pacientes que no se benefician de los analgésicos utilizados en el tratamiento farmacológico, se pueden utilizar anti-TNF y agentes específicos denominados fármacos biológicos cuando el reumatólogo lo considere necesario. Además de los tratamientos farmacológicos, el fisioterapeuta recomienda el ejercicio y los deportes para que los dirija su médico, según la situación personal del paciente con espondilitis anquilosante. El objetivo es aumentar la movilidad, la fuerza y ​​la resistencia del paciente. El ejercicio como terapia de apoyo ayuda a detener la progresión de la enfermedad. Estos ejercicios; Se puede clasificar en ejercicios de respiración, hombros, cadera y cuello y otros entrenamientos personales. Para mejorar la flexibilidad muscular, la movilidad, mejorar la postura y mantener la continuidad, los ejercicios para las articulaciones y los métodos de fisioterapia también son útiles para aliviar el dolor y la rigidez. Además del uso regular de la terapia con medicamentos que se administra en el tratamiento de la espondilitis anquilosante, también se debe realizar ejercicio de manera regular y regular. En el programa de ejercicios a realizar, se debe tener en cuenta lo siguiente:

  • No se debe hacer ejercicio durante un ataque agudo.
  • Si el dolor aumenta durante el ejercicio, se debe cambiar el programa.
  • El objetivo del programa de ejercicios debe ser mantener la amplitud de movimiento y fortalecer los músculos.
  • El programa de ejercicios debe realizarse de manera que no dañe los músculos y las articulaciones.
  • No debe hacer ejercicio durante más tiempo del recomendado.
  • Deben evitarse los movimientos bruscos y drásticos.

La espondilitis anquilosante, que se presenta a edades tempranas cuando la vida activa es intensa, requiere un examen médico regular y un programa de ejercicio continuo porque es una enfermedad progresiva y de por vida. En este punto, el factor más importante a tener en cuenta es adoptar un estilo de vida activo. No debe olvidarse que tratar la enfermedad con un enfoque de tratamiento holístico es el factor más importante que asegura el éxito en la enfermedad. No dejes de hacerte chequeos periódicos para prevenir esta enfermedad, para la que el diagnóstico y tratamiento precoces es de suma importancia.

¿Existe un lugar para la cirugía en el tratamiento de la espondilitis anquilosante?

  • La prótesis total de cadera se puede aplicar en pacientes con dolor intenso y limitación de movimiento. La cirugía de columna se puede realizar en algunas deformidades avanzadas.
  • También pueden ser necesarias intervenciones quirúrgicas para eliminar el daño neurológico debido a deformidades en la columna y estenosis.

En conclusión, si bien la EA es una enfermedad crónica, con un diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado, se puede preservar la calidad de vida de los pacientes productivos y llevar una vida productiva.


sohbet

Sé el primero en comentar

Yorumlar

Artículos y anuncios relacionados